Manchakuypi Kay

EFÍMERAS

Publicado: 2012-07-11

José Álvarez Alonso

Las conocí de niñas, luego adolescentes coquetas y provocativas, luego madres envejecidas prematuramente por la maternidad y los sinsabores de su segundo o tercer compromiso y subsiguiente “engaño”, pobres la mayoría de las veces, condenadas a repetir el ciclo en sus hijos sin padre … Me recuerdan a las bellas “efémeras” (del griego “ephemera”, mañana), insectos alados de cortísima vida, cuyos adultos emergen de su etapa larval bajo el agua para aparearse, y caen muertos al final del día una vez depositados sus huevos.

Pienso en esas adolescentes ataviadas con diminutos atuendos mostrando al público sus recién adquiridos y femeniles atributos en tiendas, fiestas, spots publicitarios y exhibiciones de diverso tipo, y en tantas otras que se dejan seducir cada fin de semana, creyendo quizás que la fascinación animal que producen en algunos hombres es lo máximo en la vida y durará siempre; pienso en lo poco que les durará su belleza, su vida de alegre y su despreocupado vacilón, ‘efímeras’ cual ‘efémeras’. Pienso si realmente es ése un ideal o un modelo de vida para una mujer: ser admirada por un corto tiempo por algunos fútiles rasgos de su corporeidad.

La promocionada vida de artistas y otros asiduos de la farándula limeña y extranjera deslumbra sin duda a las y los adolescentes, que piensan que la vida alegre y despreocupada de divos y divas es lo mejor a lo que pueden aspirar, y es un objetivo alcanzable y muy deseable. Ahí están para probarlo las larguísimas colas que se forman cuando se anuncian los famosos “castings” en busca de nuevos talentos o personajes de tal o cual programa.

Amigos más enterados que yo del devenir del chollywood charapa me cuentan de la vida de algunas antiguas estrellas de fiestas y shows regionales, venida a menos con los primeros ‘rollos’ y signos de celulitis, lo que suele ser bastante pronto: cargadas de peso, a veces con hijos de distintos padres, y con pocos aspirantes a recoger las sobras de un banquete en el que con frecuencia hubo demasiados invitados…

No me admira que haya jovencitas y jovencitos que se dejen deslumbrar por los oropeles de esa fatua realidad, pero que sean los propios padres o tutores los que promuevan este tipo de vida sí me escandaliza. Y con frecuencia se escucha que lo hacen.

Esta realidad me hace recordar el proverbio que escuché por primera vez en Loreto de boca de mi abuela política: “La suerte de la fea la guapa la desea”. Hay muchas interpretaciones de esta tan repetida frase, pero la que más me gusta es la que escuché de mi sabia pariente: la niña guapa se duerme en sus laureles creyendo que toda la vida va a ser atractiva y va a vivir de su linda cara y cuerpo; la fea, que se siente en desventaja en el traicionero campo de la seducción, se esfuerza más en cultivar sus cualidades intelectuales, estudia más, se sacrifica en forjarse una  profesión, etc…

No cabe duda de que hay excepciones a esta supuesta regla (algunas guapas esforzadas y feas bayanas), pero huelgan comentarios de que abundan los casos de lindas que terminaron en la alcantarilla de la vida… Sin ofender. La verdad es que esta paradoja entre lindas y feas se asemeja a lo que ocurre con países pobres y países ricos en recursos naturales: los pobres por naturaleza resultan siendo más ricos porque se esfuerzan más e invierten en capital humano…

Veo en Lima las riadas de chicos y chicas que a todas horas del día van y vienen de las numerosísimas instituciones de formación profesional de todo tipo, desde academias hasta universidades. A los chicos se los ve por miles en ajetreadas calles del centro de Lima, con sus mochilas y cuadernos, preocupados por su formación… Me lo confirman gentes que conocen ese mundo. Lamento decir que no ven, ni veo, ese tipo de ambiente en Iqts. Aquí se ve movimiento de jóvenes y no tan jóvenes, pero en otras direcciones, en torno a chupódromos, bailódromos y todo tipo de ‘dromos’, peor el largo fin de semana que comienza los “juergues”, madre mía. Un amigo director de colegio secundario me confirma que es común que jóvenes estudiantes deambulen con sus motos de fiesta en fiesta, hasta altas horas de la madrugada (muchas veces intoxicados) e incluyendo días de semana, aún en plena temporada de exámenes.

Leo en el periódico que Loreto ocupa el último lugar en el Perú en comprensión lectora y matemáticas, pero el primer lugar en el país en embarazo de adolescentes: de cada 100 mujeres embarazadas, 33 son adolescentes. Aparte de los bien conocidos riesgos para la salud de la madre y del niño de este tipo de embarazos, están los problemas que crean, tanto socioeconómicos (madres con frecuencia frustradas profesionalmente) y sicológicos, especialmente en los niños.

Comenta un asiduo de la Comunidad Educativa Loretana, esa lista de interés en línea que agrupa a la sacha-intelectualidad regional: “1. Es frecuente el hecho de que decenas de familias manden a sus hijas a prostituirse para la comida; 2. Es frecuente que la máxima aspiración común de las adolescentes de Iquitos sea "ser bailarina de Explosión", "narco" o "político". 3. Es frecuente que las  chicas más envidiadas de varios barrios sean las que consiguen novios o maridos gringos.”

Sin comentarios.


Escrito por


Publicado en

Amazonía torturada

Otro sitio más de Lamula.pe